Categoría: Motivación

Encontrando El Propósito De Tu Vida

Nos preguntamos: ¿Qué es lo que he venido a hacer yo aquí?, ¿Para qué estoy viviendo esta vida?, ¿Esto tiene un sentido?…

Todos nosotros hemos venido a la Tierra con una misión que cumplir, mientras no estemos cumpliendo esta misión no tendremos paz y si no tenemos paz nuestra felicidad no puede ser duradera. La felicidad está con nosotros siempre que estemos en Paz con nosotros y con todo lo que nos rodea.

El crecimiento personal tiene que ver con lo cómodos que nos sentimos dando y sirviendo a los demás sin esperar nada a cambio. Esta bondad y compasión que todos llevamos dentro son más poderosas que todos los bienes materiales que podamos ofrecer. Es por esto que la rentabilidad que ofrece un negocio tiene mucho que ver con el servicio que ofrece a las personas o al planeta.

Una de las maneras de encontrar el propósito de nuestra vida es preguntarnos:

¿De qué manera me siento más motivad@ para dar a los demás de una forma desinteresada?.

Un ejemplo: ¿Te sientes bien regalando sonrisas a los demás?:  Tal vez el propósito de tu vida sea llevar alegría allá donde estés. Puede que te encuentres en un trabajo que te desagrada, pero si te has dado cuenta que tu propósito en la vida es llevar alegría a los demás: Puedes, en ese caso, probar a sonreír  y a tratar con alegría y de manera amorosa a todo aquel con el que te tienes que relacionar en el trabajo. Seguramente al cabo de poco tiempo de actuar de esta manera, encuentres  un trabajo que te guste, en el que estés contenta y alegre de forma natural y las personas con las que te relaciones se verán beneficiadas…Entonces: ¡SONRÍE AHORA!

Pregúntate:

¿De qué manera me siento yo mejor beneficiando a los demás?

Y PRACTÍCALA.

Anuncios

Cómo Solucionar Un Problema En 5 Pasos

Cualquier situación en la que nos encontremos puede resolverse. Por muy complicada que nos parezca siempre hay una solución y  existe siempre una solución en la que todas las partes involucradas salen ganando.

Aunque nos parezca un “horrible rompecabezas” existe un escenario, una solución que posiblemente cambiará de forma muy positiva la vida de alguna persona involucrada. Lo fundamental para encontrar la solución es ACEPTAR QUE NOS MERECEMOS ENCONTRAR LA MEJOR SOLUCIÓN POSIBLE.

Podemos hacernos las siguientes preguntas:

-¿Cómo puedo hacer para solucionar esta situación de manera que todos los involucrados salgamos ganando,  que esta solución mejore la vida de alguna persona involucrada y las cosas se muestren muy positivas?

Tenemos que recordar que somos nosotros los responsables de cualquier cosa que nos ocurre. Todas las circunstancias las hemos creado nosotros, en un nivel u otro, para aprender una lección o pagar una deuda adquirida. Si comprendemos esto, aceptaremos cualquier reto que nos llegue sin oponer ninguna resistencia.

Cuando nos encontramos ante un reto:

1.-Nos preguntamos:

¿Qué lección hay escondida para mí detrás de este acontecimiento?

¿Qué puedo aprender de aquí?

¿Cuál es la razón por la que esto puede estar ocurriendo?

¿Por qué me está ocurriendo esto en este momento? ¿Porqué ahora?

2.-Meditamos y co-creamos PAZ por encima del miedo. La solución aparecerá cuando aceptemos la situación sin oponer resistencia, cuando estemos tranquilos y en PAZ. Podemos pedir PAZ a nuestro Ser Superior, podemos crear PAZ.

3.-Esperamos tres días en PAZ, sin hacer nada, sin actuar sobre el problema, aceptando sin resistirnos al problema.

4.-Nos hacemos responsables del problema reconociendo que nuestro Yo Superior deseaba tener esa experiencia, Él la creó y comprendiendo que junto con el problema CREÓ TAMBIÉN LA SOLUCIÓN.

5.-Finalmente nos ponemos frente a nuestro Yo Superior, nos comunicamos con Él y en unión con Él empezamos a crear (co-creamos) la solución que ya habíamos decidido. No debemos decir a nuestro Yo Superior la manera de resolverlo (Él tiene una visión general que nuestro Ego no tiene, -nos quitamos de en medio-). Lo único que tenemos que hacer es VISUALIZAR el problema como si se estuviese resolviendo y desvaneciéndose en una solución positiva para todas las partes.

Todas las respuestas y soluciones a los problemas de vuestra vida son conocidas por vuestro Yo Superior antes de que las formuléis”  

 Kryon, libro VI, página 302

Para cualquier comentario, duda o solicitar sesión de coaching escribir a: adanarmony@hotmail.com

 

 

Conseguir Objetivos, Tener Éxito

En este vídeo vemos una parte del taller en el que se habla de cómo fijar nuestros objetivos y de los cinco principios del éxito, principios que si los seguimos el éxito será inevitable para nosotros:

  1. -Saber qué es lo que queremos: Marcar un objetivo y un tiempo para conseguirlo
  2. -Ponernos en acción: Realizar un plan, realizar las acciones necesarias
  3. -Valorar lo conseguido para poder ajustar el rumbo
  4. Tener la flexibilidad de cambiar la dirección y también de cambiar nosotros
  5. Adoptar la fisiología y la psicología de éxito.

 

Él Jefe, El capitán, El Líder

Las tres habilidades que tiene que tener un jefe son las mismas habilidades que llevan al capitán de una nave a que su travesía sea un éxito y consiga una victoria épica:

1.-Habilidad de visualización: El capitán trasmite su misión y su pasión al equipo y se inicia la travesía.

La visualización es la capacidad de ver en nuestra mente los acontecimientos que queremos que ocurran en nuestro futuro como si estuvieran pasando en la pantalla de una película, esta capacidad nos ayuda a clarificar nuestro objetivo y a calcular las etapas y pasos para llegar a él. Nos ayuda a contestar las preguntas ¿Qué quiero conseguir? ¿Hacia dónde vamos? Y ¿Para qué queremos llegar hasta allí?. Una vez que tenemos claro nuestro objetivo, para qué lo queremos conseguir y podemos visualizarlo y hacernos uno con él se despierta en nosotros la pasión que  nos ayudará a trasmitir nuestra Visión con pasión al equipo de forma clara y directa.

2.-Habilidad de liderar: El capitán dirige al equipo en la travesía.

El jefe, el capitán provee a su equipo de los recursos, de la formación, y del apoyo emocional necesario. Actúa con maestría sobre su equipo, les da órdenes muy claras y directas, confía en las capacidades de cada miembro del equipo y les ayuda en lo que necesiten con paciencia y comprensión. Consigue que cada persona del equipo dé lo mejor de sí misma para que la travesía sea un éxito.El equipo le respeta y reconoce su autoridad y confía en que con su ayuda el objetivo será alcanzado. Con  gran agudeza sensorial se mantiene atento a las señales del entorno para con flexibilidad indicar al equipo un cambio de rumbo.

3.-Habilidad de aceptar la responsabilidad: Ha acabado la travesía.

El objetivo se ha alcanzado: felicita al equipo, reconoce que el triunfo es de todo el equipo. El objetivo no se ha alcanzado: Es él con sus decisiones e indicaciones el único responsable. Todo ha servido de aprendizaje para comenzar otra travesía con más recursos y con más posibilidades de éxito.

Las 3  peores aptitudes que llevarán al capitán a un fracaso seguro ya que llevan al equipo a la desmotivación.

No confiar en sí mismo ni el equipo. La falta de autoconfianza hace que sea fácilmente dominado por sus emociones, aparecen los miedos, sus decisiones son tomadas desde el miedo, el miedo contagia al equipo y aparece la desmotivación, el desánimo.

Falta de pasión: no trasmite claramente su visión, no se preocupa de que sus indicaciones sean bien entendidas, el equipo no tendrá el empuje necesario para dirigirse al objetivo, no saben exactamente para qué necesitan alcanzar ese objetivo. No entienden para qué tantas dificultades para llegar a esa meta, se van desanimando a lo largo del camino.

El no aceptar la responsabilidad que él tiene en cada situación hace que se esconda detrás de las  razones, detrás de las excusas ( piensa que todo y todos tienen la culpa de la circunstancia), no acepta su responsabilidad, esto le resta poder y le impide redirigir las circunstancias, le resta creatividad a él y al equipo a la hora de encontrar soluciones, el equipo detecta y piensa que todo está en contra, que no merece la pena esforzarse.


 

 

 

Transformación

En la empresa del S. XXI quien no se reinventa muere. Todos tenemos una gran capacidad de reinventarnos, de transformarnos.

¿Cuál es la función de la empresa?

¿Cuál es mi función en esta empresa? ¿Desde dónde vivo yo? desde la aventura, desde la confianza, desde el amor, desde la libertad interior. Tenemos que tener un sueño y si nos abrimos a las sincronicidades y damos lo mejor de nosotros mismos aparecen los ayudantes. Se trata de estar abiertos, despiertos, agudizar los sentidos, estar vigilantes a los ayudantes.

Los sueños, los valores van cambiando. Somos evolución, somos crecimiento. Debemos reinvertarnos para adaptarnos al cambio natural. Si queremos ser felices necesitamos reinventarnos continuamente. Hay que adaptar nuestro estilo de vida a nuestro propio crecimiento.

Si creemos que algo no es posible estamos viviendo muy por debajo de nuestras posibilidades. Cuando rompemos esas creencias, cuando pensamos que todo es posible adquirimos una nueva libertad, y cuando conseguimos algo que nuestra mente nos había dicho en algún momento que era imposible, el impacto en nosotros es muy grande y sentimos una gran sensación de felicidad y logro, es una gran liberación que merece la pena vivir.

Abrámonos a las nuevas oportunidades y éstas llegarán, confía en la vida.

¿Qué hacer?¿Nos conformamos y vivimos desde la seguridad y el miedo? ¿Nos abrimos y vivimos desde la confianza, desde el amor? Cuando apostamos por abrirnos a la vida es cuando aparecen los recursos. No hace falta saber el cómo.

Si hacemos lo que nos apasiona, lo que nos gusta, si ocupamos el espacio que nos corresponde, el trabajo forma parte de nuestra pasión por la vida, nuestro trabajo es nuestra pasión, al igual que el resto de cosas que hacemos en la vida.

5 claves para reinventarnos:

1.-Visión

Es nuestro sueño. ¿A dónde voy? Nuestros objetivos. Nuestro objetivo se hará más claro si estamos atentos a las señales.

Está demostrado que las personas que escriben sus objetivos los cumplen más. Una vez que los escribimos podemos cambiarlos si queremos.

Si no perseguimos los sueños,los sueños nos acaban abandonando.

2.-Coherencia

Lo que decimos, pensamos y sentimos ha de estar en concordancia, ha de ser congruente. Es muy importante ser coherentes con nosotros mismos. Escucharnos cuando hablamos y actuar en coherencia con nuestros valores. Si cambian tus valores, cambia tu paradigma y tu vida tiene que cambiar para ser coherente contigo mism@. Pregúntate: ¿Para qué quiero reinventarme? ¿Para crecer? ¿Para ser libre? ¿Para crear mayor impacto? ¿Para ser feliz? ¿Y para qué quieres ser feliz? ¿Para ti mism@? ¿Para hacer felices a los demás? ¿Para crear un mundo mejor?  Cuando sabemos la contestación a esa pregunta tenemos que ser coherentes. Cuando tenemos un para qué es cuando sale el cómo conseguirlo.

Es muy importante conocer nuestros talentos y nuestra pasión. Si tus talentos están en coherencia con tu pasión y te dedicas a tu pasión serás feliz. Si nos dedicamos a algo que no nos apasiona es muy poco probable que no nos funcione. Si tenemos el coraje de dedicarnos a lo que nos apasiona nuestro éxito está asegurado.

3.-Autoconcepto

Somos leones y nos vemos como gatitos pequeños. Si no cambiamos lo que creemos que somos no nos reinventaremos. Tenemos que creer que somos otra persona, tenemos que cambiar por dentro, el cambio es de dentro a fuera. Esto nos da miedo, nos da miedo dejar lo que somos; tenemos que cambiar el autoconcepto, esto es lo que más cuesta, cuesta cambiar nuestra identidad, salir de la caja, empezar a autosugestionarnos con nuevas ideas, con otro concepto nuevo de nosotros mismos. Hacer todo lo contrario de lo que hace la mayoría de la gente, entrenarse  pensando diferente, cada día entrenarse para tener nuevos pensmientos “Yo soy el éxito que deseo” “Yo estoy camino del triunfo que merezco” “Estoy en el camino de conseguir lo que me propongo”.

Somos todo: A veces somos cobardes, a veces valientes, dependiendo  del momento, no podemos encajonarnos dentro de una caja. Tenemos que permitirnos ser lo que nos propongamos. Debemos darnos la opción de cambio a nosotros mismos.

4.-Modelado

Inspirarnos en los mejores. Cuando queremos algo siempre hay otra persona que ya lo ha conseguido, modelamos a estas personas: lo que piensan, lo que sienten, como actúan, como hablan, como piensan, personas que han conseguido cosas grandes, grandes éxitos: “si alguien lo ha conseguido yo también puedo”.

Al final de tus días ¿Te arrepentirás de algo? Seguramente que de lo que no has hecho, no de lo que has hecho.

Tenemos que abrazar, amar la incertidumbre; de esta manera el miedo desaparece.

Si no tenemos nuevos retos, pasión por la vida,  deseo de crecer estamos muriendo.

Con los cambios de vida nos enfocamos en lo que vamos a ganar. Para llenar la taza hay que vaciarla. La vida es cambio: nos resistimos y sufrimos, nos conformamos, morimos en vida; o disfrutamos de la aventura del cambio, de nuestra libertad.

No tomar decisiones es ya una decisión. Liderar la propia vida es tomar decisiones.

5.Planificación

Sin acción no conseguimos nada. Acciones diarias. Ser disciplinado (Si no tenemos disciplina no nos queremos a nosotros mismos) Si tenemos disciplina quiere decir que estamos haciendo lo que hemos decidido, que nos queremos. Seamos perseverantes en nuestros planes diarios.

La transformación nos lleva a ser otra persona diferente, somos como un ave fénix, este es el regalo. El misterio es quiénes somos, tenemos miedo de conocer de verdad lo grande que somos. Somos este cambio continuo, un canal para la vida. Este cambio es el juego de la vida.

Henry  Thoreau “Lo que un hombre piensa de sí mismo es lo que determina, o más bien indica su destino”.

Fuente: http://www.institutodesuperación.com


 

5 Habilidades De La Inteligencia Emocional

La inteligencia emocional es la que hace que haya personas que parece que superan fácilmente la situaciones adversas y otras personas se bloquean y permanecen en esa situación adversa durante mucho tiempo; la inteligencia emocional es la que hace que haya personas que parece que todo les vaya siempre bien. Hay dos cosas que hacen diferentes a las personas que tienen éxito: las acciones que emprenden y lo que se dicen a sí mismos.

El coeficiente intelectual que hasta ahora se medía para valorar la inteligencia que teníamos sólo representa un 20% de la inteligencia total que necesita y  tiene que manejar una persona para crear una vida plena y feliz y alcanzar el éxito, el resto es inteligencia emocional.

Toda emoción es un impulso que lleva a la acción. Cada uno de nosotros al nacer viene equipado con unos programas de reacción automática o una serie de predisposiciones biológicas a la acción. Sin embargo, nuestras experiencias vitales y el medio en el cual nos haya tocado vivir irán moldeando con los años ese equipaje genético para definir nuestras respuestas y manifestaciones ante los estímulos emocionales que encontramos.

Daniel Goleman fue el primero que habló del concepto de inteligencia emocional y su tesis defiende que las diferencias entre un trabajador “estrella” y cualquier otro radica en ese conjunto de habilidades que ha llamado “inteligencia emocional”, entre las que destacan el autocontrol, el entusiasmo, la empatía, la perseverancia y la capacidad para motivarse a uno mismo. Si bien una parte de estas habilidades pueden venir configuradas en nuestro equipaje genético, y otras tantas se moldean durante los primeros años de vida,  abundantes investigaciones demuestran que las habilidades emocionales son susceptibles de aprenderse y perfeccionarse a lo largo de la vida,si se utilizan los métodos adecuados.

la inteligencia emocional aporta, con mucha diferencia, la clase de cualidades que más nos ayudan a convertirnos en auténticos seres humanos y está formada por  un conjunto de habilidades que nos permiten, entre otras cosas, tomar las riendas de nuestros impulsos emocionales, comprender los sentimientos más profundos de nuestros semejantes, manejar amablemente nuestras relaciones o dominar esa capacidad que señaló Aristóteles de “enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto”.

Peter Salovey clasifica la inteligencia emocional en 5 habilidades:

  •  Autoconocimiento: capacidad de conocer nuestras emociones, comprenderlas.
  • Autocontrol: gestionar y dominar los arrebatos emocionales, impulsos y pasiones. Calmarse a uno mismo. Aprendiendo esta habilidad nos mantenemos en el punto de equilibrio.
  • Automotivación: aprender a inspirarnos y a motivarnos para cuando venga una adversidad perseverar y continuar hacia el objetivo. Relacionada con el entusiasmo y con la perseverancia.
  • Empatía: comprender y saber reconocer las emociones de los demás, entender porqué actúan de una determinada manera, qué siente
  •  Gestión de las relaciones sociales: para conseguir el éxito tenemos que interactuar con los demás.

Todas estas 5 habilidades se pueden aprender y  desarrollar y se dividen a su vez en dos tipos de inteligencia que según Gardner son:

  1. -Inteligencia interpersonal: sirve para entender que sienten los demás, qué les motiva…Forman parte de la inteligencia interpersonal la empatía y la gestión de relaciones sosiales.
  2. -Inteligencia intrapersonal: la capacidad de comprendernos a nosotros mismos, entender nuestras motivaciones, nuestras emociones: autoconocimiento, autocontrol y automotivación. Gardner afirma que “en la vida cotidiana no existe nada más importante que la inteligencia intrapersonal, ya que a falta de ella, no acertaremos en la elección de la pareja con quien vamos a contraer matrimonio, en la elección del puesto de trabajo, etcétera”.

 

El Reto De Un Líder

En una empresa australiana -Atlassian- hicieron la prueba  de darles a los empleados un día entero para que hicieran las cosas a su manera rodeados de cervezas, tortas… Los resultados fueron sorprendentes, mucho mayores de lo esperado. Funcionó porque era una situación diferente (no se daba normalmente en la empresa), con cervezas, tortas…todo esto hizo que los empleados sintieran que estaban en un ambiente lúdico.

El pensar y sentir que es un juego propicia en nosotros un estado de flow, un estado en el que estamos tan inmersos en la actividad, estamos tan enganchados en ella, estamos tan “presentes” que podemos acceder a nuestros mayores recursos, a nuestra mayor creatividad y por ello los resultados son notables.

El líder sabe el “Gran Creador” que todos llevamos dentro. El  “Gran Creador” encuentra soluciones, descubre nuevos productos…

En un equipo donde:

  • Cada integrante tiene clara su función.
  • Se le suministran las herramientas adecuadas.
  • Se le informa de las reglas del juego.
  • Todos tienen clara la meta, el objetivo.
  • Cada miembro del equipo tiene claro los retos que tiene que superar para llegar a la meta común.
  • Cada miembro del equipo se enfoca en superar sus propios retos sabiendo que él y la superación de sus retos es y son muy importantes para todo el equipo.

Se crea una gran sinergia, la superación de cada reto será una motivación, un enganche para cada participante. Si esto se consigue los resultados siempre serán mucho mayor de los esperados.

El líder ha de superar el reto de crear un juego que enganche a todos y cada uno de los empleados de su equipo, con la intención de conseguir el objetivo que la empresa busca y sabiendo que cuenta con una herramienta poderosa: todos y cada uno de los integrantes del equipo poseen una fuente inagotable de creatividad que aparece en el estado flow, en el estado de presencia y enganche del juego bien diseñado.

De esta manera cada trabajador se sentirá una pieza fundamental en el equipo, sentirá que forma parte de una gran empresa. Estará continuamente motivado, feliz y trabajará al máximo de sus capacidades.

De todo esto hablaron por primera vez  Byron Reeves y J. Leighton Read en su libro “Total Engagement”

Mihaly Csikszentmihaly, escribió “Flow, el estado de la experiencia óptima”. En este vídeo resume su teoría:

http://www.youtube.com/watch?v=BYpFp5GgBtI

El Empowerment y el Engagement son prácticas novedosas, no en todas las empresas están implantados. Si vemos que son positivas y creemos en su efectividad es responsabilidad nuestra cambiar nuestra realidad y la de la empresa en la que estamos. El cambio empieza en nosotros. Es responsabilidad nuestra actuar como catalizadores de cambio.


Para efectuar comentarios, dudas o solicitar sesiones de coaching dirigirse a: adanarmony@hotmail.com

El Éxito En Cuatro Etapas

Muchas veces actuamos de forma reactiva: de forma automática ante los acontecimientos, sin pensar, actuamos según como estamos programados por nuestras creencias y limitaciones autoimpuestas. Estamos siendo EFECTO. Repetimos siempre la misma manera de actuar. Se repiten las circunstancias. Esto hace que no haya ningún avance.

Tenemos otra opción para actuar: podemos ser CAUSA. Nos hemos hecho conscientes de que nosotros somos los creadores de nuestra propia vida y actuamos de acuerdo a nuestra voluntad, al compromiso que implica el saber que somos creadores de todo lo que nos ha pasado y de lo que nos pasa, y de que según actuemos AHORA, así será el resto de nuestra vida. Esto es lo que nos hará avanzar y tener la vida que queremos.

Reflexiona: ¿Qué porcentaje del tiempo actúas desde el automatismo y qué porcentaje del tiempo actúas con consciencia, ejerciendo tu poder de elección y sabiendo que tú eres la causa?

Las cuatro etapas en el camino hacia el éxito implican habernos hecho conscientes de que somos nosotros los responsables de todo lo que nos ha pasado, nos pasa y nos pasará en esta vida y desde ese lugar y en el momento presente, ejercemos nuestro poder y emprendemos nuestro camino hacia el éxito:

La primera etapa en el camino hacia el éxito: Visualizar el Objetivo

Saber qué es lo que queremos, saber hacia donde vamos. En esta etapa tenemos que evitar pensar en cómo lo vamos a conseguir, si lo hacemos aparece el primer saboteador que nos frena y no nos deja avanzar. Dejaremos trabajar al gran SOÑADOR que tenemos dentro y nos permitimos soñar. La visión se irá creando poco a poco si tenemos la mente abierta y prestamos atención a las sincronicidades, a las casualidades de la vida, la visión se irá clarificando poco a poco hasta que tengamos la certeza de qué es realmente lo que queremos.

La segunda etapa: Motivación- Inspiración

En esta etapa nos preguntamos ¿Para qué quiero yo conseguir este objetivo? ¿Por qué es importante para mí? ¿Qué voy a conseguir yo consiguiéndolo? ¿Qué voy a sentir cuando lo tenga?

Nos situamos allí como si ya lo hubiéramos conseguido y experimentamos en nosotros los sentimientos que nos llegan después de haber conseguido el objetivo: observamos qué es lo que escuchamos, qué vemos, qué sentimos…

Si conseguimos saber para qué lo queremos conseguir continuamente nos estaremos inspirando al recordar los motivos que nos hacen ir hacia el objetivo.

En esta etapa nos desapegamos del resultado, nos centramos en las tareas de cada momento, disfrutamos del camino, del aquí y del ahora. Damos lo mejor de nosotros mismos. Activamos al gran ARTISTA que todos llevamos dentro, nuestra capacidad de crear y de amar. Soltamos el pasado, nos perdonamos a nosotros y los demás. Recordamos de nuevo que somos nosotros los responsables de cada una de las situaciones que se han producido en nuestra vida.Reconociendo que los demás han actuado para ayudarnos en nuestro crecimiento, que las fallas que hemos visto en ellos, seguramente eran nuestras propias carencias y ellos nos las estaban exponiendo, poniéndonos frente a ellas para que las pudiéramos superar. Ahora ya lo hemos entendido, ya somos conscientes de ello, ya hemos soltado esas mochilas del pasado y por ello acontecimientos del pasado no tienen por qué volver a repetirse.

Tercera etapa: Transformación

Salimos de nuestra zona de confort y penetramos en una zona desconocida de infinitas oportunidades. Dejamos nuestra comodidad, dejamos el otro mundo y nos perdemos, renacemos en el nuevo mundo. Morimos para renacer de nuevo como otra persona con más poder.

Esta etapa es de lucha, tenemos que romper muchos hábitos y creencias de lo que pensamos que somos o no somos. Nuestra tarea aquí es olvidarnos de quiénes hemos sido y damos la oportunidad a la vida de que nos transforme.  Tenemos que convertirnos en otra persona diferente, si seguimos siendo los mismos de siempre no conseguiremos lo que queremos, tenemos que efectuar ese cambio que nos lleva a atraer a nuestro objetivo.

Aquí es donde superamos los miedos. Reconocemos nuestros miedos. Si los evitamos estarán ahí escondidos, nos irán persiguiendo para aparecer en la primera ocasión con más fuerza. Tenemos que enfrentarlos sintiéndolos en el cuerpo, experimentando como se manifiestan, viviéndolos. Al ir poco a poco enfrentándonos a nuestros miedos irán desapareciendo. La recompensa es la libertad, la plenitud y felicidad.

Nos liberamos de los roles de VÍCTIMA, VERDUGO, SALVADOR. Son tres roles inconscientes que nos limitan. El entender que cada persona es responsable y crea su propia vida también nos ayuda a  liberarnos de estos roles limitadores.

Cuarta etapa: Acción fluida

Actuamos de forma armónica con la vida, sin ansiedad por el objetivo, sino de forma totalmente desapegada de él. Actuamos sin esfuerzo, libres de sacrificio, de forma natural se nos conduce a lo que buscamos. No juzgamos lo que sucede porque no podemos ver la pantalla total de los sucesos encadenados que nos llevan hacia el objetivo. A veces nos parece que no vamos a llegar y nuestro impulso es rendirnos, puede que haya un progreso y nosotros no lo vemos, el éxito llega un día después. Tenemos que PERSEVERAR, seguir actuando sin ansiedad, sin resistencia, con total desapego,con rendición y entrega. Encontrando el equilibrio entre SER y HACER. Cuando menos esperamos llega la magia, viene el éxito y tiene que encontrarnos listos para recibirlo con los brazos abiertos.

Siguiendo este proceso nos hemos convertido en nuestra mejor versión:

  • Hemos superado los límites autoimpuestos.
  • Hemos dado lo mejor de nosotros.
  • Hemos transformado los miedos en oportunidades.
  • Hemos actuado descubriendo nuevos recursos.

Esto es el ÉXITO: nos hemos sentido plenos, felices, en un estado de paz interior. conseguir el objetivo ha sido lo menos importante.

La vida es misterio, es magia. Si amamos la vida, la vida nos corresponde. Si ponemos pasión y coraje, la vida nos premia de una u otra manera.

 

¿Cómo dejo salir mi Poder Interior?

Todos tenemos dentro de nosotros un gran PODER INTERIOR. La forma de acceder a nuestro poder interior es en el momento PRESENTE.

Nuestro PODER INTERIOR tira de nosotros, sentimos un impulso que hace que salgamos de nuestra zona de confort; es el deseo que nos impulsa a explorar cosas diferentes, encaminadas a cumplir nuestro propósito, nuestra misión en la vida. Conseguimos un objetivo y durante un corto periodo de tiempo, nos sentimos contentos, satisfechos..pero al cabo de ese corto periodo de tiempo hay en nosotros “algo” que hace que volvamos a mirar hacia otro objetivo diferente que está, de momento, más  allá de nuestros límites y otra vez sentimos la necesidad de dejar esa comodidad e ir detrás de este otro objetivo.

Es importante para nosotros saber cuál es el PROPÓSITO DE NUESTRA VIDA, si no lo tenemos claro iremos siempre detrás de algo…, buscamos, buscamos y no sabemos que es lo que buscamos.

Conectando con nuestro Poder Interior se nos revelará el Propósito, aquello que hemos venido a hacer aquí, nuestra misión. A partir de este momento es cuando podemos orientar y definir nuestros objetivos en función de ese OBJETIVO MAYOR que es nuestro Propósito y analizar si esos objetivos están orientados hacia nuestro propósito; si no es así es mejor que los eliminemos porque no nos traerán felicidad, ni plenitud. Es a partir de este momento -al conectar con nuestro propósito- cuando damos a nuestra vida la dirección correcta.

Es en el MOMENTO PRESENTE cuando  conectamos con nuestro PODER INTERIOR que nos revela el PROPÓSITO y estando alerta aprenderemos a leer las señales que nos guían en la dirección correcta.

Nos situamos en el momento presente cuando actuamos como el “Observador” de todos y cada uno de los pensamientos que pasan por nuestra cabeza y cuando actuamos como el “Observador” de todas y cada una de las emociones que nos invaden. Cuando actuamos como el “Observador” no juzgamos ningún pensamiento, no juzgamos ninguna emoción, sólo hay pensamientos que van pasando por nuestra cabeza y emociones que aparecen, pero no las calificamos, no son ni buenas, ni malas, simplemente “SON” y es en ese espacio, que se crea cuando observamos, donde se produce un vacío que NUESTRO PODER INTERIOR se preocupa de llenar con ENERGÍA limpia y renovada que atraerá hacia nosotros lo que deseamos y que contestará las preguntas que le formulemos, pero a su ritmo, en el momento perfecto, ese momento puede no coincidir con el que nosotros esperamos.

La impaciencia que surge en nosotros, las dudas que nos surgen, hacen que retiremos de nosotros al “Observador”, el Poder Interior no encuentra espacio en nosotros, le cerramos la puerta y nuestros sueños se alejan.

Por esto es tan importante estar siempre alerta viviendo en el momento presente, sin juzgar pensamientos ni sentimientos, siendo el “Observador”, dejando espacio a nuestro Poder Interior y dejando que él nos guíe.

¿Porqué no “lo hago” en el momento?

¿Porqué razones no hacemos lo que tenemos que hacer en el mismo momento y decidimos no actuar? Hay diversos motivos que nos llevan a postergar (procrastinar) nuestras acciones. La cuestión no es  sentirnos culpables por ello; la cuestión es buscar soluciones.

Tómate tiempo para reflexionar en el porqué estás aplazando la realización de las tareas o las decisiones que tienes que tomar.

Las razones que nos llevan al aplazamiento son:

1.-Porque lo que tenemos que hacer no nos produce ninguna satisfacción.

Como no nos gusta realizar esa tarea, la evitamos y la dejamos de lado el mayor tiempo posible.

Si algo no nos gusta, si no nos produce satisfacción, es probable que no debamos hacerlo.

La solución para nosotros puede ser delegar la tarea, dejar que lo que no nos agrade lo realice otra persona que sienta satisfacción haciéndolo. Podemos separar la parte de trabajo que no nos gusta y pedir que la realice otra persona o automatizarla. Podemos  intercambiar tareas con un colega, ayudarle a hacer a él lo que a nosotros nos gusta y que él a su vez haga para nosotros lo que a él le gusta y a nosotros no.

2.-Porque no sabemos como hacerlo en ese momento.

En este caso, el no hacerlo en el momento, nos dará tiempo para pensar y descubrir como hacerlo. En algunas ocasiones el dejarlo aparcado y pensar en otra cosa hace que la información que necesitamos aparezca inesperadamente. A veces necesitamos buscar la información que no disponemos, contratar a un especialista, realizar algún curso que nos suministre la información y la preparación adecuada para resolver la cuestión.

3.-Porque no disponemos del tiempo suficiente.

La solución entonces es poner orden en nuestra vida, ordenar los cajones, los papeles del escritorio, llevar control de nuestro tiempo anotando todo cada quince minutos nos puede ayudar a saber en qué tareas estamos gastando nuestro tiempo y cómo podemos priorizar unas y descartar otras.

4.-Porque no sabemos si realmente queremos o no hacer lo que nos propusimos.

Esto significa que nuestro objetivo no es el adecuado, no es lo que nosotros realmente queremos y debido a esto la estrategia no es la adecuada.

5.-Porque tenemos un bloqueo y necesitamos que nos empujen para comenzar.

La solución es comenzar con la intención de hacer sólo una pequeña parte de lo que teníamos planeado. Una vez que empecemos cuando nos damos cuenta seguramente gran parte de la tarea esté realizada y continuemos hasta terminar, ya que tendremos la inercia de seguir.

6.-Porque necesitamos tiempo para reflexionar.

Este tiempo, en este caso, es positivo y adecuado. El aplazamiento en este caso  es creativo. Llegará un momento que estaremos listos para ello y podremos hacerlo sin esfuerzo alguno.